lunes, 14 de julio de 2014

Política

Felipe vivía una situación difícil , era un gran arquitecto ,  llevaba cuatro años en el paro y se le habían acabado todas las subvenciones posibles . Un día recibió la llamada de un amigo .
¿Que tal, como va todo por alli?
-Pues por aqui Andrés la cosa no va muy bien ,  llevo cuatro años en el paro y aqui en Galicia no se ve mucho movimiento de trabajo , se me han acabado todas las subvenciones y la cosa no pinta bien.
- Pues aquí en Londres yo tengo un gran trabajo , es en el zoo más famoso de la ciudad , casualmente te llamo porque se de tu situación y se han creado varios puestos de trabajo.  Deberías coger un avión mañana mismo y venirte para acá , antes de que se cubran los puestos vacantes .
-No se Andrés me lo pienso y te llamo .

Felipe se  quedo meditando la posibilidad de viajar hasta Inglaterra para trabajar  pensando que el nunca había trabajado en un zoo y no sabría que hacer ,se necesitaría una formación básica.  ¿ Y que pintaba un arquitecto en un zoo ?
Pasaron dos días y viendo su situación decidió viajar a Londres a por un puesto de trabajo , al fin y al cabo si a Andrés le habían dado un puesto porque a el no .
Cuando llegó al zoo lo atendieron en la recepción.
-Buenos días, vengo por el anuncio de trabajo.
-Fiuuu sopló el recepcionista . Mire señor ha sido un día duro  ha pasado por aqui mucha gente y el último puesto ya ha sido ocupado . Era para limpiar las jaulas de los leones . Asi que lo siento.
Felipe se vino abajo cuando el recepcionista se volvió y le dijo.
-Bueno. .. ahora que lo pienso tengo un puesto vacante.  Mire el último gorila que teníamos enfermó y tuvimos que quitarle su piel . Esta es su jaula y dentro esta su piel ,solamente es ponertela y hacer vida de gorila.  La jaula olía a demonios y lo de la pelleja del gorila lo dejó boquiabierto.
Felipe solo pensó en su situación a2asi que aceptó.
Esto no será muy difícil me la pongo y a trepar por los árboles . La jaula donde vivía tenía un arbol muy alto del cual   pasaban varias ramas de su jaula hacia  la jaula  del León.  Al empezar el día los asistentes  sobre todo los niños le daban de comer y pronto Felipe empezó a sentirse agusto y  se metió en el papel.  Tenía que ganarse el puesto así que un día decidió subirse por las ramas del árbol y tirarle cacahuetes al León . El León furioso gruñia y gruñia sacandole los dientes al gorila , y pegando zarpazos al aire, para el entretenimiento y las risas de los clientes,  pronto ese número empezó a tener éxito entre el público asistente. Hasta el punto de que se convirtió en la atracción principal del zoo. Se creó un día especial para el espectáculo y se anunció por todas partes,  acudió gente de todos los rincones de Inglaterra.
Ese día el zoo estaba lleno , había mas gente que nunca , todo el mundo ansioso por ver como el gorila tiraba cacahuetes al León y éste se cabreaba.
Por fin llego el momento y con el aforo lleno el gorila trepó por las ramas sobrepasando por encima de la jaula del León para empezar a lanzarle cacahuetes.  El León muy furioso no podía esquivar los cacahuetes del gorila y la gente jaleaba y animaba al gorila entre risas , así que el gorila se fue animando cada vez más , pensando en sí supiera su madre el éxito conseguido en su nuevo trabajo, en pocas semanas se había hecho con el puesto más importante del zoo. Avanzó un poco más por las ramas  en su afán de protagonismo y su entusiasmo por el éxito obtenido hasta que estas cedieron cayendo el gorila a la arena del León justo el día que más aforo habia en el zoo.  Felipe cayó en la arena a dos metros del León , los gritos de la gente pasmosos se oían en todo el zoo.  El León empezó a acercarse a él lentamente cuando Felipe empezó a patalear en el suelo hacia atrás y a gritar llorando ...
¡¡¡No, no , socorro !!! ¡¡¡Socorrooo! !!

El León no se lo pensó dos veces y se avalanzo sobre él,  tenían cuentas pendientes. Entre el público hubo desmayos, manos que cubrían los ojos de los espectadores,  gritos, gente pálida...

Felipe tenía al León encima y estaba totalmente paralizado cuando se le acercó el León al oído y le dijo :
No hables Felipe,  soy yo, Andrés , ¿ no ves que vas a descubrir el mejor trabajo que podamos tener nunca?